Login
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4

 
 
Es increíble lo sutil que es estar vacío por dentro; puede pasar una semana o más sin que nos demos cuenta de que algo falta en nuestra comunión con Dios. Es muy necesario hablar con Él, pero para que haya una verdadera comunicación, es importante también escuchar. No solo debemos orar por peticiones, agradecimientos, adoración, intercesión y alabanza, sino que además hay que oír lo que Él tiene para decirnos. 
Mediante la Palabra, su Espíritu nos guía a tomar buenas decisiones y nos enseña lo santo y bueno que es Jehová (2 Timoteo 3:16). ¿Cuántas veces nos ha pasado que sentimos que no hay una respuesta de parte Dios cuando le pedimos algo? Esto puede ser porque las preocupaciones nos tapan los oídos  y nos nublan la vista, haciendo difícil entender la voluntad de Dios. Por eso es importante tomar un tiempo para leer la Biblia, donde explica su plan perfecto (Santiago 1:3-4, Isaías 55:9); así también nos nutrimos con su Palabra, pues sin ella estamos vacíos. 
Igualmente, las relaciones sanas no van solo en una dirección, sino en dos. Si le hablas al Señor pero no lo escuchas a Él, sin darte cuenta en tu corazón comienza a haber un enorme vacío. Por ello, estemos atentos a su voz para entender sus caminos, que son más altos que los nuestros. Recordemos orar y leer la Biblia, pues estas dos cosas se complementan y nos permiten estar en contacto con el Altísimo y llenos de su amor.
 
-Martina Bull

Acceso Miembros - Movil

  • Alimentación del espíritu

        Es increíble lo sutil que es estar vacío por dentro; puede pasar una semana o más sin que nos demos cuenta de que algo falta en nuestra comunión con Dios. Es muy necesario hablar con Él, pero para que haya una verdadera comunicación, es importante también escuchar. No solo debemos orar por peticiones, agradecimientos, adoración, intercesión y alabanza, sino que además hay que oír lo que Él tiene para decirnos. 

    Leer más
  • 1